donantes

Buzon de los lectores

Si vio una cita, una nota, un dicho que le pareció engañoso: envíenos sus comentarios.

 

Personajes Imagenes

Axel Kicillof Daniel Scioli Esteban Bullrich Grupo Clarín Hermes Binner Hugo Yasky Jorge Capitanich Julio Cobos Margarita Stolbizer Mauricio Macri Sergio Massa Tiempo Argentino

news

Reciba las noticias de Chequeado.com en su e-mail

nuestrascalificaciones

Verdadero
La afimación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Verdadero +
En el caso de afirmaciones apoyadas en datos numéricos, los encontrados no sólo ratifican sino que refuerzan lo expresado.

Verdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles , pero omite algún elemento del tema o su contexto.

discutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Apresurado
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.

Exagerado
La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia al que se alude.

Engañoso
La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero intencionalmente o no, ha sido manipulada para generar un mensaje en particular.

Insostenible
La afirmación surge de investigaciones con falta de sustento o graves errores metodológicos, o resulta imposible de chequear.

Falso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
 

Otros países que reparten
( 1 Votar )
Por Olivia Sohr   
Viernes 10 de Septiembre de 2010
Además...
>Héctor Méndez acusa a la Argentina de parecerse a Cuba

Aunque es cierto que la mayoría de los países no tiene leyes que obliguen a las empresas a compartir sus ganancias con los trabajadores, existen algunos, muy lejos de sistemas comunistas de producción, que si las tienen, como Francia y México.

En México, por ley, se debe distribuir entre los trabajadores el 10% de las ganancias de las empresas. Esto se calcula a través de la declaración de impuestos de la compañía, que los trabajadores pueden objetar. Las utilidades se reparten, considerando el salario de cada uno y la cantidad de días trabajados.

La ley de trabajo francesa prevé que toda empresa que tiene más de 50 empleados debe repartir parte de sus utilidades con ellos, según una fórmula fija. Cada compañía puede determinar qué factores se toman en cuenta a la hora de repartir el pago: puede ser sólo el salario o también la cantidad de tiempo trabajada.

En otros países, como EE.UU., no hay obligación de repartir los beneficios empresarios entre los empleados. Pero el gobierno lo recomienda, como una manera de lograr mayor eficiencia, al alinear los intereses de los empleados con los de la dirección. Una práctica común al repartir ganancias es depositarlas en un fondo de pensión, lo que da ventajas impositivas para el asalariado. Inglaterra también favorece este tipo de procedimiento a través de su sistema de impuestos. Allí, más del 30% de las compañías tienen algún sistema de reparto de ganancias, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Pocos países tienen leyes que obligan a las empresas a repartir sus ganancias entre los trabajadores, aunque muchos incentivan esa medida y dan ventajas impositivas para favorecerla, algo más probable en naciones capitalistas que en las socialistas.


AddThis
 

Radio

vorterix_banner
continental
metro_banner
 

otros_medios

la-nacion

yahoo-noticias