Chequeado en Vivo
banner-datochq
banner_chequeate

Buzon de los lectores

Si vio una cita, una nota, un dicho que le pareció engañoso: envíenos sus comentarios.

 

Personajes Imagenes

Axel Kicillof Clarin Cristina Fernandez Elisa Carrio Hermes Binner Julio Cobos La Nacion Mauricio Macri Pagina 12 Sergio Massa Tiempo Argentino Todos los personajes

news

Reciba las noticias de Chequeado.com en su e-mail

nuestrascalificaciones

Verdadero
La afimación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Verdadero +
En el caso de afirmaciones apoyadas en datos numéricos, los encontrados no sólo ratifican sino que refuerzan lo expresado.

Verdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles , pero omite algún elemento del tema o su contexto.

discutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Apresurado
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.

Exagerado
La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia al que se alude.

Engañoso
La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero intencionalmente o no, ha sido manipulada para generar un mensaje en particular.

Insostenible
La afirmación surge de investigaciones con falta de sustento o graves errores metodológicos, o resulta imposible de chequear.

Falso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
 
El Explicador
Cómo leer una encuesta electoral
( 25 Votos )
Por Olivia Sohr (@olisohr) y Ariel Riera (@AM_Riera)   
Lunes 08 de Julio de 2013


Cuando se acercan las elecciones, los sondeos para conocer la intención de voto a un candidato y su imagen empiezan a multiplicarse. ¿De qué modo se realizan y qué hay que tener en cuenta al momento de leerlas?


Ya empezaron a difundirse las primeras encuestas electorales de cara a las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), del próximo 11 de agosto. Ayer, por caso, fueron el título central de Clarín y La Nación. ¿Cómo se realizan y qué hay que tener en cuenta para leerlas?

Toda encuesta intenta obtener información de un universo definido, a través de la consulta a una parte del total. Uno de los primeros pasos es la definición de la muestra: el grupo de personas a encuestar, para que resulte representativo. Para que las personas elegidas puedan ser proyectadas al conjunto de la sociedad o población de referencia, deben seguirse algunas reglas básicas.

Para que una muestra sea representativa debe ser probabilística y aleatoria. Implica que “cualquiera de las unidades o elementos que componen el conjunto tiene las mismas probabilidades de quedar incluidos en la muestra”, como sostiene Ezequiel Ander-Egg en su libro Técnicas de la investigación social. Pero, agrega Ander-Egg, el azar que está presente en la elección de las personas a encuestar no es casual, sino un “azar planificado” mediante diversos procedimientos.  

Una vez terminada la encuesta, se ponderan los resultados. Si dentro de la muestra hay muchas más mujeres que hombres, por ejemplo, se debe hacer un cálculo para que el peso de sus respuestas en el total, sea acorde al peso demográfico que tienen dentro de la población general.

El método posee problemas intrínsecos: al basarse en una muestra, las encuestas nunca podrán predecir con total exactitud el comportamiento de la sociedad. Por eso es útil prestar atención al tamaño de la muestra y al índice de error que señala quien la realiza.

Dependiendo de la encuesta y su método, puede presentar otros problemas:

- El acceso a la muestra

Si es telefónica se excluye a todo ciudadano que no tiene una línea de teléfono fija. Pero las encuestas "personales" suelen tener otros problemas, como abarcar un área geográfica pequeña, debido a la necesidad del encuestador de movilizarse y al alto costo de hacerlo en muchos territorios simultáneamente.

- Baja representatividad

La selección de la muestra puede ser un factor de distorsión si no abarca a toda la sociedad. Esto es lo que ocurrió durante la elección presidencial de 2010 en Brasil (ver acá, acá y acá). Entre otras cuestiones, muchas encuestadoras no incluyeron suficientes ciudades para obtener un resultado fiable. Esto dio una imagen parcial de la intención de voto, que sobreestimó a Dilma Rousseff, y la dio ganadora en la primera vuelta (ver acá y acá), cosa que no ocurrió.

La propia Marina Silva (Partido Verde), la tercera candidata en la elección, denunció este aspecto de las encuestas: “Dentro del Partido -dijo-, veíamos un crecimiento propio que, lamentablemente, las encuestadoras fueron incapaces de captar. Esto terminó influenciando el resultado. Mucha gente que hubiera votado por mí no lo hizo, porque no creían que tuviese una mínima posibilidad de llegar al ballotage”.

- Cambios en el voto

En la elección francesa de 2002, nadie previó que Jean Marie Le Pen, un nacionalista de extrema derecha, llegaría a disputar la segunda vuelta. Una explicación es que muchos de sus votantes no quisieron declarar su intención "políticamente incorrecta" a los encuestadores, pero en la soledad de las urnas decidieron votarlo.

Orlando D’Adamo, director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, señaló que “todos se acuerdan de los errores, pero la mayoría de las veces las encuestas aciertan”. Y explicó que, “en general, los sondeos predicen quién va a ganar, aunque a veces pueden equivocarse con los porcentajes. El problema se da cuando hay una elección muy cerrada o un cambio repentino cerca de la fecha”.

En la Argentina, Pablo López, director ejecutivo de la consultora Ibarómetro, explicó que, para ser fiable, "el mínimo de personas encuestadas es de 1000 en ambos casos [personal o telefónica] y debería considerar a todo el territorio”. Además, precisó que “así como las personas se eligen al azar, también las localidades, aunque bajo ciertos criterios, como la cantidad de habitantes de cada lugar”.

Michael Traugott, especialista e investigador del Instituto de Investigación Social (ISR, por sus siglas en inglés), consideró que se puede confiar en las encuestas políticas siempre que se pueda saber cómo están hechas. En sintonía, López destacó que "toda encuesta es válida, en tanto aclare su metodología".

Para Traugott, hay que ser cauto y estar atento a la forma en la que se presentan los resultados en los medios. Advirtió, sobre todo, en referencia a aquellas encuestas que se presentan como “la opinión de la gente” y son “en realidad una muestra de un cierto grupo de ciudadanos que responden a determinado tipo de preguntas”.

Lejos de abarcar a todo el país, las encuestas que publican habitualmente los diarios nacionales suelen enfocarse en Buenos Aires y su área metropolitana. "En ese caso, decir que una encuesta es representativa de todos los argentinos no sería correcto", continuó López, aunque aclaró que "en lo que respecta a opinión pública, los resultados de Buenos Aires y Gran Buenos Aires suelen coincidir con el resto del país".

Otro factor a considerar al ver una encuesta es quién la encargó y quién la pagó, algo que no siempre coincide. Una comparación en base a las elecciones de 2007 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mostró que quién había pagado la medición obtenía mejores resultados, en especial en relación con su competidor más cercano.

Según recomienda la Asociación Americana de Investigación de la Opinión Pública, la primera pregunta que debe hacerse el lector al ver los resultados de un sondeo publicado es: “¿Quién pagó por esa encuesta y por qué se hizo?”. Ese dato no siempre se hace público ni acompaña la publicación del sondeo.



AddThis
 

Radio

vorterix_banner
continental
metro_banner
 

otros_medios

la-nacion

yahoo-noticias