Chequeado en Vivo
banner-datochq
banner_chequeate

Buzon de los lectores

Si vio una cita, una nota, un dicho que le pareció engañoso: envíenos sus comentarios.

 

Personajes Imagenes

Axel Kicillof Clarin Cristina Fernandez Elisa Carrio Hermes Binner Julio Cobos La Nacion Mauricio Macri Pagina 12 Sergio Massa Tiempo Argentino Todos los personajes

news

Reciba las noticias de Chequeado.com en su e-mail

nuestrascalificaciones

Verdadero
La afimación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Verdadero +
En el caso de afirmaciones apoyadas en datos numéricos, los encontrados no sólo ratifican sino que refuerzan lo expresado.

Verdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles , pero omite algún elemento del tema o su contexto.

discutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Apresurado
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.

Exagerado
La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia al que se alude.

Engañoso
La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero intencionalmente o no, ha sido manipulada para generar un mensaje en particular.

Insostenible
La afirmación surge de investigaciones con falta de sustento o graves errores metodológicos, o resulta imposible de chequear.

Falso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
 
Mitos y Fraudes
Los antibióticos y el alcohol, ¿nunca se pueden mezclar?
( 93 Votos )
Por Olivia Sohr   
Miércoles 25 de Enero de 2012


La idea de que no se debe tomar ni una gota de alcohol durante un tratamiento con antibióticos es muy común. Cuánto hay de verdad y cuánto de mito.


Según los especialistas, en la mayoría de los casos no hay problema en combinar cantidades pequeñas de alcohol con un tratamiento de antibióticos.

La creencia de que no se puede tomar una gota de alcohol viene probablemente de los años '50, cuando las primeras enfermedades venéreas empezaron a ser tratadas con penicilina. “El consejo en realidad se daba por razones morales, no farmacológicas”, escribió el doctor Karl Kruszelnicki.  

Los médicos aconsejaban no beber durante el tratamiento porque temían que el alcohol bajara la inhibiciones de la persona y esto la incitara a tener relaciones sexuales. El objetivo era disminuir la posibilidad de que la persona tuviera relaciones hasta el final del tratamiento cuando estuviese sana: una manera de evitar el contagio. Así nació la idea que el alcohol y los antibióticos no deberían mezclarse nunca.

Hoy los especialistas recomiendan siempre tomar cantidades moderadas, pero no consideran necesario abstenerse por completo. El sitio del sistema de salud inglés, por ejemplo, informa: “Es prudente evitar el alcohol mientras se toman medicamentos. Sin embargo, es poco probable que tomar alcohol con moderación le cause problemas si está tomando los antibióticos más comunes.”

De todas maneras hay ciertos antibióticos que pueden tener efectos negativos cuando se mezclan con alcohol. Por ejemplo el metronidazol y tinidazol, usadas para tratar algunas bacterias estomacales o infecciones vaginales, entre otros. El resultado de la combinación puede incluir nauseas, vómitos y dolores en el pecho. El alcohol también puede reducir la capacidad de absorción de algunos antibióticos específicos.



AddThis
Palabras clave:

Notas Relacionadas

 

Radio

vorterix_banner
continental
metro_banner
 

otros_medios

la-nacion

yahoo-noticias