donantes

Buzon de los lectores

Si vio una cita, una nota, un dicho que le pareció engañoso: envíenos sus comentarios.

 

Personajes Imagenes

Axel Kicillof Clarin Cristina Fernandez Elisa Carrio Hermes Binner Julio Cobos La Nacion Mauricio Macri Pagina 12 Sergio Massa Tiempo Argentino Todos los personajes

news

Reciba las noticias de Chequeado.com en su e-mail

nuestrascalificaciones

Verdadero
La afimación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Verdadero +
En el caso de afirmaciones apoyadas en datos numéricos, los encontrados no sólo ratifican sino que refuerzan lo expresado.

Verdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles , pero omite algún elemento del tema o su contexto.

discutible
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.

Apresurado
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.

Exagerado
La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia al que se alude.

Engañoso
La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero intencionalmente o no, ha sido manipulada para generar un mensaje en particular.

Insostenible
La afirmación surge de investigaciones con falta de sustento o graves errores metodológicos, o resulta imposible de chequear.

Falso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
 
La "guerra de las monedas"
Boudou se jacta de tener una moneda “aislada” del mundo
( 2 Votos )
Lunes 25 de Octubre de 2010


Engañoso

El ministro de Economía quiso mostrar la fortaleza financiera de la Argentina, a la que la “guerra de las monedas” no afectaría. Pero el peso es más dependiente de esa guerra de lo que el ministro admite.

Además...
>¿Qué es la "guerra de las monedas"?


El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo que “las decisiones de la Argentina se toman en la Argentina”, al ser consultado sobre el pedido de ayuda del Fondo Monetario para frenar la llamada “guerra de monedas” (ver nuestro Explicador "¿Qué es la 'guerra de las monedas'?"). Según el organismo, este conflicto pone en riesgo la economía mundial en el corto plazo. El funcionario fue más explícito aún y dijo que “el país tiene la capacidad de aislarse de la guerra de las monedas”. Pero el asunto no es tan sencillo: aunque el valor del peso no ha sufrido oscilaciones importantes en términos nominales (es decir que la cantidad de pesos necesarios para comprar un dólar no ha sufrido grandes variaciones),  los vaivenes cambiarios sí tienen efecto en la economía argentina y sobre el tipo de cambio real; o sea, el nominal o publicado, corregido por algún índice de precios.

Boudou, insinúa que, gracias a un manejo sagaz y, sobre todo, independiente, de la política económica y cambiaria, estaríamos  a cubierto de la así llamada “guerra de las monedas”, porque podemos mantener el tipo de cambio a nuestro gusto, sin que lo que ocurre en el exterior afecte la marcha de la economía local.

Pero podría ocurrir exactamente lo contrario. Veamos: como el peso argentino está prácticamente “atado” al dólar, cuando este se devalúa frente al euro, o al oro, también lo hace respecto de productos que el país exporta, como la soja, y el trigo. De esta forma se produce una mejora en la competitividad para la Argentina, sin necesidad de tocar el tipo de cambio. Esto es así porque si el dólar pierde valor, los precios de los productos agrícolas que el país exporta suben en dólares, lo cual representa un beneficio para el país.

Por otro lado, Brasil y las otras naciones del llamado BRIC (Brasil, Rusia, India y China) son la “niña bonita” para los capitales que buscan desesperadamente un buen rendimiento. Cuando entran a esos países las divisas que buscan inversión, sus monedas locales se reevalúan. Y esto también ayuda a mantener un tipo de cambio nominal quieto en la Argentina. En el ejemplo del Brasil, la contraparte de una apreciación del real, por ejemplo, es una devaluación simétrica del peso, medido en reales. Así, nuestras exportaciones de bienes y servicios pueden competir en Brasil y los productos brasileños se encarecen en pesos.

O sea que lo que dice el ministro Boudou es falso. El peso está "tranquilo", no porque estemos aislados de la “guerra de las monedas” sino, justamente, por lo contrario: porque hay una devaluación del dólar y una revaluación del real. Eso hace que el llamado "tipo de cambio multilateral" -el tipo de cambio del peso medido contra una “canasta” de monedas-, se mantenga estable.

Y así lo dejan, porque es el único ancla que el Ministerio de Economía y el Banco Central  tienen para evitar una suba -aún mayor - de los precios domésticos.

Pero, a su vez, la suba de los precios internos, sobre todo los mayoristas, hace que muchas producciones, sobre todo las que tienen un alto componente salarial y bajo componente importado, pierdan competitividad. Si no fuera por la “guerra”, esas actividades sufrirían una revaluación de facto del peso, que sólo podría ser compensada con una devaluación, como ocurría habitualmente en la economía argentina.

En síntesis: gracias, y no "a pesar de" la guerra de las monedas, el Ministro puede vanagloriarse de lo que muestra como logros propios.



AddThis
 

Radio

vorterix_banner
continental
metro_banner
 

otros_medios

la-nacion

yahoo-noticias